Si ya conocéis nuestro centro sabréis que llevamos mucho tiempo realizando talleres de gimnasia abdominal hipopresiva y hemos publicado en nuestra red social muchos artículos relacionados con este tipo de ejercicios.

Pero como vemos en la práctica diaria hay mucha gente que todavía no sabe qué son o qué beneficios pueden ofrecer,  así que esperamos que con este artículo se aclaren la mayor parte de las dudas.

La gimnasia abdominal hipopresiva es la ejecución de unas posturas y movimientos determinados ordenados y rítmicos que logran una disminución de la presión en las cavidades torácica, abdominal y pélvica.

La musculatura de la faja abdominal y del suelo pélvico está diseñada para ejercer de sostén de los órganos internos, ya sea en reposo o frente a una actividad que incremente la presión en la cavidad en la que se encuentran (por ejemplo coger un peso del suelo, la tos…). El problema viene cuando con la edad, el ejercicio y otros factores muy comunes en nuestra sociedad se pierde esta función, relajándose y permitiendo patologías como la incontinencia urinaria, la caída de órganos internos, los dolores de espalda o las hernias.

A través de la gimnasia abdominal hipopresiva podemos devolver a la musculatura esta función, la faja abdominal aumenta su grado de contracción involuntaria en reposo, disminuyendo el perímetro de cintura liberándonos de la antiestética barriga y mejorando la respuesta frente a los incrementos de presión.

¿POR QUÉ REALIZAR EL MÉTODO HIPOPRESIVO?

1.- Excelente para el pre y post parto; considerado como el mejor método de preparación para el parto y de recuperación del mismo ya que mejora la contracción y recuperación funcional de todo el periné así como disminuye el grado de diastasis abdominal.

2. Soluciona y previene la incontinencia urinaria; Todas las investigaciones muestran disminuciones muy elevadas de la incontinencia urinaria incluso en mujeres de avanzada edad.  Esto se consigue gracias al aumento de sostén que hace un suelo pélvico competente y la recolocación de la vejiga.

3. Soluciona y previene la caída e órganos internos; La apnea que se provoca dentro del abdomen hace que las vísceras se asciendan fácilmente pudiendo recuperar su ubicación previa a la ptosis.

4. Mejora la postura y el equilibrio; regula el tono muscular general. Disminuye los excesos de tono de algunos grupos musculares y aumentando el tono de otros. El tono tónico está asociado a la actividad postural de reposo de las fibras tipo I. En reposo un número limitado de fibras I están contraídas de manera no voluntaria o inconsciente, en actividad el reclutamiento postural de estas fibras aumenta.

El tono fásico está asociado a las fibras de tipo II. En reposo estas fibras no están activadas, el reclutamiento espacial se efectúa durante el esfuerzo o involuntariamente por reflejos ( el reflejo miotático).

La faja abdominal, entendiendo por esta denominación al recto del abdomen, oblicuos internos y externos y transversos, es un músculo parietal estratificado con una proporción de fibras de tipo I es del orden del 75%, mientras que las del tipo IIb sólo disponen de un porcentaje aproximado del 4% (Boutillier and Outrequin 1982).

Cuando realizamos abdominales hipopresivos trabajamos las fibras tipo I cuya función es sostener y revestir los órganos digestivos, lograr una sinergia respiratoria ofreciendo un contra-apoyo al diafragma y proporcionar la amplificación hidrostática de la fásica toracolumbar. Estas funciones son esencialmente dependientes de la actividad postural no voluntaria del músculo.

5. Disminuye el dolor de espalda; Los ejercicios hipopresivos hacen que las vértebras se “separen” de manera que las lumbalgias, dorsalgias y otras molestias de la espalda disminuyen o desaparecen.

6. Mejora la función sexual; El aumento del riego sanguíneo, del tono muscular perineal y el incremento de sensaciones en la zona genital aumentan el deseo, las sensaciones y el control en todo lo referido con el sexo.

7. Reduce la cintura;  Contrae la faja abdominal de forma no voluntaria. Esto aumenta el tono en reposo del músculo transverso. En relajación te verás con un abdomen más plano y duro.

8. Aumenta el rendimiento deportivo; Produce la mejora de la musculatura respiratoria, el aumento de glóbulos rojos. Cuando realizamos gimnasia hipopresiva, sometemos a nuestro cuerpo a un déficit de oxígeno que provoca la liberación de la eritropoyetina, la conocida EPO.  La eritropoyetina es una hormona producida por el riñón, cuya función es mantener constante la concentración de glóbulos rojos en la sangre. Normalmente, los glóbulos rojos se forman y se destruyen a la misma velocidad. No obstante, si el riñón percibe un descenso en la circulación de glóbulos rojos, como sucede con el entrenamiento hipopresivo se libera EPO con el fin de estimular la producción de glóbulos rojos en la médula ósea. Es decir, aumentamos los “porteadores” que abastecen de oxígeno a músculos y órganos. Según las investigaciones de Marshall (2006) las hipoxias intermitentes pueden provocar adaptaciones fisiológicas positivas en el tejido muscular, así como un aumento de la oxigenación durante el ejercicio de intensidad máxima. Los glóbulos rojos, la EPO y otros parámetros sanguíneos aumentan en mayor proporción que en los entrenamientos de altura.

9. Mejora la función respiratoria; Los músculos inspiradores y espiradores son potenciados, esto soluciona problemas de asma y mejora la captación y el aprovechamiento del oxígeno.

MÚSCULOS QUE TRABAJAMOS CON LOS HIPOPRESIVOS

 

musculos que se trabajan en los hipopresivos

 

DIFERENCIAS RESPECTO A OTROS MÉTODOS

La mayoría de métodos, técnicas y ejercicios físicos aumentan la presión en el abdomen y la gimnasia abdominal hipopresiva la disminuye.

Los efectos de unos y otros métodos son totalmente diferentes. La sensación que se percibe es que al realizar un ejercicio hipopresivo todos los órganos suben, ascienden mientras que al hacer un ejercicio de otro método descienden o son empujados hacia fuera.  La musculatura que forma la faja abdominal y el periné no es igual que la que conforma los músculos esqueléticos que se insertan en hueso como el cuádriceps, el bíceps o el deltoides que tienen una función de proporcionar movimiento. La faja abdominal y el periné son músculos tienen como función hacer de pared para sujetar, hacer de contención.

Algunas personas que realizan muchos ejercicios abdominales clásicos u obsoletos pueden no tener una faja abdominal en buenas condiciones, por lo que cuando están de pie o sentadas relajadamente observan que, si no meten la barriga voluntariamente, se les abomba, les sale hacia fuera. Se observa también que cuando tosen, gritan o hacen un esfuerzo, en el que no hay un antecedente voluntario de contracción del abdomen, la barriga va hacia afuera y el suelo pélvico va hacia abajo. Esto es el primer síntoma de lo que puede ser más adelante una incontinencia urinaria y/o prolapsos.

 

 

Sara Olivan. Diana Moreu. Laura Lopez