¿Qué es el suelo pélvico?

Hace ya unos años comenzamos en Soma a preocuparnos por la recuperación del suelo pélvico. En esos tiempos raro era el paciente o mejor dicho la paciente que sabía de la importancia de esta musculatura y mucho menos  se imaginaba que un fisioterapeuta podía ayudarla a mejorar sus síntomas.

Con  el esfuerzo de muchos profesionales como ginecólogos, matronas y fisioterapeutas se ha conseguido que tanto la anatomía de esta región como sus funciones y sus patologías sean cada vez más conocidas por los pacientes. Esto ha contribuido a que deje de ser un tema tabú, cosa que también ha favorecido que la población sea más consciente de que los primeros síntomas de una disfunción del suelo pélvico deben ser tratados para evitar problemas mayores a corto o largo plazo.

Este primer artículo del mes de Febrero, que queremos dedicar a la Salud Femenina, va encaminado a conocer la localización y la función de esta región anatómica y a lo largo del mes iremos profundizando en los diferentes tratamientos de la misma.

El suelo pélvico está formado por el conjunto de músculos y tejido conjuntivo que se localiza en la parte más baja de nuestra pelvis, entre ambos isquiones, el pubis y el coccis.  Es un entramado de fascias y músculos que forman dos cúpulas de sostén. La mayoría de los tratados de anatomía describen el suelo pélvico con forma de hamaca. Estas imágenes provenían de estudios sobre cadáveres correspondían a músculos que carecían de actividad nerviosa. En las imágenes obtenidas en la actualidad, mediante resonancia magnética en sujetos vivos, puede observarse otra disposición e incluso invertida.

suelo pelvico

Esta estructura musculoesquelética es especialmente importante ya que ayuda al buen posicionamiento de las vísceras pélvicas (vejiga, vagina, útero, recto y uretra) y por lo tanto a que éstas tengan una correcta función.

¿Qué puede dañarlo?

El suelo pélvico puede debilitarse durante el embarazo, el parto, los traumatismos (como las caídas o las fracturas pélvicas), la cirugía, la obesidad, deportes de alto impacto, el estreñimiento o enfermedades como la endometriosis o la cistitis.

  • Cuando nuestro suelo pélvico está dañado podemos tener alguno de estos síntomas:
  • Incontinencia urinaria ,fecal y/o gases
  • Prolapsos o caídas de las vísceras pélvicas
  • Dolor pélvico crónico
  • Molestias durante las relaciones sexuales
  • Insatisfacción sexual
  • Dolor en cicatrices por cesáreas, episiotomías y/o desgarros
  • Distensión abdominal
  • Estreñimiento

suelo-pelvico-debilitado

¿Cómo podemos tratarlo?

La fisioterapia uro_ginecológica es un área de la fisioterapia relativamente novedosa  pero cada vez más demandada tanto por mujeres como por hombres.

Además de tratar los síntomas anteriores puede ayudarnos a mejorar el parto, evitar episiotomías y recuperar la función muscular tras el parto.

En Soma el trabajo del suelo pélvico es un trabajo integral en el que se incluye el tratamiento en consulta, la gimnasia postparto, la realización de abdominales hipopresivos y aplicación de la última tecnología indiba y electroestimuladores de suelo pélvico siempre de la mano de un fisioterapeuta especializado.

Todos estos tratamientos los iremos desarrollando a lo largo del mes de Febrero a través de nuestro blog.

Sara Olivan y Diana Moreu