La primavera ha llegado y es ahora cuando todos empezamos a preocuparnos por la cercanía del verano y nos entran las prisas por perder esos kilos que nos sobran. Esas prisas son las que nos llevan a realizar cualquier tipo de dieta que promete resultados milagrosos, que la mayoría de las veces son mentira tanto a corto como a largo plazo.

Todo el mundo ha oído hablar de la dieta de la piña o de la dieta Dukan, pero… ¿realmente sabemos qué consecuencias puede tener para nuestra salud?

 

Durkan

 

No sólo en esta época del año si no también después de vacaciones de verano o después de Navidades, los medios de comunicación nos bombardean con anuncios de pérdida de peso, y dietas milagrosas.
Estas dietas suelen ser muy atractivas ya que aseguran una bajada de peso rápida, y casi siempre acompañada de suplementos dietéticos.

Las dietas milagro las podemos clasificar en tres tipos:

-Hipocalóricas: son muy bajas en calorías, suelen tener carencias de vitaminas y minerales.
-Disociadas: argumentan que el aumento de peso es debido a la combinación de determinados alimentos.
-Excluyentes: eliminan de la alimentación un determinado grupo de alimentos, normalmente los hidratos de carbono, o hidratos de carbono y grasas.

Las características de las dietas fraudulentas o de los métodos o productos fraudulentos son:

Prometen resultados rápidos, asombrosos o “mágicos”.
Prohíben el consumo de un alimento o grupo de alimentos.
-Contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida.
-Contienen listados de alimentos buenos y malos.
-Exageran o distorsionan la realidad científica de un nutriente o alimento.
-Incluyen o se basan en el consumo de preparados que vende quien promueve el tratamiento dietético, a un elevado coste.
-Afirmaciones que sugieren que el producto es seguro, ya que es “natural”.

Los riesgos y efectos secundarios

Un tratamiento inadecuado del sobrepeso o de la obesidad puede tener los siguientes efectos secundarios:
-inducir cambios en el metabolismo energético que produzcan estados de “resistencia” a la pérdida de peso con la realización de sucesivas dietas.
-originar situaciones de desnutrición o déficit de diferentes tipos de vitaminas y minerales.
-empeorar el riesgo cardiovascular de los pacientes.
-favorecer el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria.
-transmitir conceptos erróneos sobre la obesidad y su tratamiento.
-fomentar el sentimiento de frustración afectando negativamente al estado psicológico del paciente con obesidad.
-producir gastos económicos innecesarios, y en algunas ocasiones muy elevados, en productos que no producen los efectos declarados.
-aparición de diversos síntomas asociados, tales como caída del cabello, debilidad de las uñas, mareos, astenia, etc.

dieta

El Soma, desde nuestro servicio de Nutrición apostamos por una pérdida de peso adecuada, prolongada en el tiempo, y que como fin aumente la calidad de vida. Es muy importante que los pacientes aprendan hábitos alimentarios y los incorporen a su vida diaria. Con una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicio físico adecuado conseguirás un peso saludable.
Si quieres cambiar tu aspecto físico o mejorar tu calidad de vida llámanos, estaremos encantados de atenderte.

Mª Luisa Alvarez, Sara Oliván