Los Síntomas

La fibromialgia es un trastorno que causa dolores musculares y fatiga (cansancio). Las personas con fibromialgia tienen dolor y sensibilidad en todo el cuerpo, y pueden tener otros síntomas como dificultad para dormir, rigidez por la mañana, dolores de cabeza, menstruaciones dolorosas, sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos y los pies, falta de memoria o dificultad para concentrarse.

Causas

Las causas de la fibromialgia son desconocidas, se ha relacionado con acontecimientos estresantes o traumáticos, como accidentes automovilísticos, lesiones recurrentes, malestares o dolencias, ciertas enfermedades. También puede ocurrir por sí sola.

Algunos científicos creen que el origen de la fibromialgia puede ser genético. Los genes pueden hacer que una persona tenga una fuerte reacción de dolor ante cosas que otras personas no consideran dolorosas.

Su tratamiento

El tratamiento debe ser multidisciplinar: médico, psicólogo, nutricionista, fisioterapeuta.

En cuanto a la parte nutricional, es recomendable seguir unas pautas para aliviar los síntomas de este trastorno.

  • Si el paciente tiene sobrepeso u obesidad, deberá bajar de peso, pues mejorará su estado.
  • Muchos de estos pacientes pueden tener intolerancia a la lactosa o alergia a algunos alimentos (soja, algunas frutas).
    Será necesario aumentar su sistema inmune aportando proteínas, éstas serán en mayor cantidad de origen vegetal, en forma de legumbre, frutos secos y cereales. También se tomarán carne, pescado y huevos, pero en menor cantidad que la proteína de origen vegetal. También potencia la inmunidad la vitamina A o Betacaroteno, presente en vegetales de color rojo o anaranjado.
  • El calcio y el magnesio están relacionados con la contracción muscular, un buen aporte de ellos mejorará los dolores.
  • Es importante disminuir las grasas saturadas al máximo, evitando consumir mantequilla, margarina, embutido, derivados cárnicos, y aumentar las grasas cardiosaludables que se encuentran en frutos secos, pescado, algas.
  • Realizar numerosas comidas al día, lo ideal será comer cada tres horas aproximadamente.

Desde Soma queremos ayudarte a mejorar este trastorno a través de fisioterapia y nutrición adecuada. Si padeces fibromialgia, pregúntanos.