El dolor lumbar es muy común entre la población. La mayoría de los seres humanos lo experimenta en algún momento a lo largo de su vida.
La zona lumbar consta de cinco vértebras unidas a través de discos intervertebrales colocados entre ellas en forma de almohadilla para amortiguar los movimientos. Los ligamentos garantizan la estabilidad junto con la musculatura lumbar, que a su vez, genera movimiento a través de sus contracciones.

foto 5

Desde el punto de vista osteopático, en la exploración del paciente, el osteópata buscará hipomovilidades a nivel de las vértebras lumbares, así como de las vértebras adyacentes y articulación sacro-iliaca.

foto 6
¿Qué es una hipomovilidad?
La hipomovilidad se entiende como poco movimiento realizado por una vértebra, articulación o cualquier parte del cuerpo.
La zonas hipomoviles son zonas rígidas. Éstas son compensadas por los segmentos vecinos, generando desgaste, inflamación y produciendo dolor, es lo que se denomina hipermovilidad compensatoria lumbar: un segmento vertebral se mueve más para compensar la falta de movimiento del segmento adyacente a él. La hipermovilidad además de dolor, puede desencadenar procesos como artrosis lumbar o problemas discales…

foto 7

¿Por qué aparecen las hipomovilidades?
Las causas de aparición de hipomovilidades en nuestro cuerpo son múltiples pero la mayoría de ellas están causadas por problemas musculares, dismetrías de nuestros miembros inferiores (pierna corta), patologías inflamatorias viscerales, o procesos emocionales entre otros.
Los músculos clave en el dolor lumbar son el psoas, cuadrado lumbar, diafragma y glúteo mayor: A partir de la semana que viene os iremos contando más sobre estos músculos y cómo poder estirarlos vosotros mismos. ¡Estad atentos!